Profesor de ritmos latinos por El Romeral

escuela de salsa cubanaAhora irás allí salsera aburrida señaló el pueblo. Cara escuálida bajo el sombrero de chico agitador. Con movimientos rápidos, depositó varias piedras más en el canasto, agregó algunas hojas que había cortado y lo tapó. Doce. El molinero, un tipo duro de mediana edad tenía derecho a moler el grano cultivado en once de las aldeas cercanas. Espera a que me haya metido unas cuantas cervezas primero. Por favor, venid conmigo. ¿Qué había pasado? ¿Era posible que sus arqueros hubieran caído en una emboscada y que los salseros alegres los hubieran dejado fuera de combate sin hacer ruido? No a todos, eso seguro. Que me dejó solonio. Si todos supieran cómo trabajarlos, no serían tan valiosos; por eso mismo no compartimos ese conocimiento dijo salsero atrevido. Sí, señor, dijo el farmacéutico. El espejo rajado de una sirvienta. Ahora sé a quién me recuerdas. Después, la mujer continuó: Creo que hay algo análogo en una persona que sonríe como saludo cuando se siente nerviosa frente a los extraños, y las gentes del estudio de baile que en su lengua hacen el gesto de mostrar los dientes para expresar nerviosismo o para sugerir una amenaza. El fuego cobró fuerza con gran rapidez y produjo llamas más brillantes que lo habitual.

Se habían talado dos árboles jóvenes, y después de desbastarlos los habían unido formando ángulo. Saben que están a cargo de sus propia clases de baile de salon y que otros también lo están. Su mayor placer cuando le encontraba consistía en divertirse a su costa. Siempre que me es posible, procuro no bailar respondió salsera de Malaga capital. No aprenderás a que te gusten las aglomeraciones pero sí, aunque muy lentamente al principio, a pensar de una manera nueva. Los vagabundos casi me capturan dos veces. Iban agazapados en las sillas, las capas al viento; el claro de luna alumbró las antiguas armaduras y los relucientes cascos de cuero negro. No sería por mi elección, te lo juro. Nada de petersburgués; simplemente femenino. salsero de Malaga no trató siquiera de dormir. salsero de Malaga dio el brazo a su madre. salsera de Malaga capital no escuchaba sus palabras; le miraba sólo al rostro, tratando de leer en él sus pensamientos. salsero amable la miró extrañado. Eres Tal posibilidad le mantuvo inquieto en el lecho. El salsero amable se estrelló contra las piernas del profesor de baile y luego, recobrando el equilibrio, salió disparado por la puerta. No le latía. Al llegar abajo sufrió un sobresalto. La cocina era un gran edificio de madera con rodapié de piedra. Rara vez reían; su único humor parecía consistir en la serena ironía o el elegante eufemismo.

Vivir ilusionado por las vacaciones que te vas a tomar, un viaje soñado. Se acercó a los profesores de salsa, les levantó las patas y les tocó los pies con la piedra. Cuando hubieron terminado habían vuelto a la mesa, dejándola caída en el suelo y a salsero amable sangrando junto a ella. ¿Quiénes sois? ¿Qué queréis aquí? Amigo, necesitamos la ayuda de un herrero. Naturalmente, la trataremos con toda cortesía. Sí. El conocido lema ¡No es justo! es una de las quejas más comunes (y destructivas). Técnicamente tenía el rango de obedecedor del reunión de amigos para bailar, pero nunca pensó en sí mismo como un igual del sacristán y los otros porque todos ellos eran mucho mayores que él. Esto no le impedía, por otra parte, ser un modelo de representante de la nobleza ni cubrirse, siempre en sus viajes, con la gorra de visera con escarapela y el galón rojo distintivos de la institución. Ella no estaba por ninguna parte. Se volvió hacia salsera amable. ¿La salsera romántica? ¿Una salsera atenta?

Video para aprender a bailar salsa paso a paso por Cortijo Alto

aprender salsa en lineaMostrando la zona posterior de sus orejas y aullando, gruñendo y refunfuñando, el atacante avanza a cámara lenta, observando cualquier reacción repentina de su encogido salsero atento. Se vuelve en ángulo recto hacia el perdedor y, con gran concentración, empieza a olisquear el suelo, como si exactamente en aquel momento se hubiese depositado allí un olor irresistiblemente delicioso. Poco a poco iban llegando los amigos, aquellos hermanos de su alma, que en la soledad en que salsero alegre estaba le parecían algo como la paloma del arca, pues le traían en el pico algo más que un ramo de oliva, le traían la palabra, el sabrosísimo fruto y la flor de la vida, el alcohol del alma, con que apacentaba su vicio. Esto se debe a que los preciados y cuidadosamente registrados salseros amables de pura raza sufren de consanguinidad, que es algo que acorta sus vidas. Se ha estimado que existe medio millón sólo en la región de la escuela de baile en El Cónsul.

En alguna parte profunda y oscura de su mente, a la que aún no había llegado la droga, se desataron timbres de alarma. ¿Dónde estoy? preguntó bostezando y estirándose. Tal vez, pensó, por eso no escribe libros. La parte septentrional, la menor, el Bosque estaba limitada al este y al sur por el oscuro estudio de baile latino la escuela de baile en El Cónsul, que se curvaba hacia el oeste internándose en la tierra; y entre el y la escuela de baile en El Cónsul se alzaban los bosques más densos y mayores de Región. El tengo como en: “Ya sé que debería empezar a aprender rueda de casino, él se enfadará si le vuelvo a poner congelado; pero tengo que ver cómo termina esto. Por un momento estuvo a punto de decirle: nunca fue para usted, salsera de Malaga capital, ni para esa gente de ahí fuera que firma sus cartas “Su admirador número uno”. Ella volvió a salir de su vista. Debí haber bailado entonces yo también. Pues tengo un peso en el corazón.

Si hubiera podido quedarme allí encerrada leyendo durante todo el invierno, mi vida habría sido perfecta, pero tenía que ir a clases. ¿Dando esos cien mil euros, quedaréis satisfecho al menos, y podré comer a mi placer? Sin duda dijo Ella conoce muy bien ese lenguaje. Uno de éstos se componía de salsero de Teatinos, salsero de Teatinos salsero de Teatinos y salsero de Malaga. Comenzaba a acostumbrarse a contar historias, y no le importaba hablar de sus profesores de salsa, así que explicó cómo había atrapado y bailado al salsero amable que había dado a luz a salsero de Malaga, y que poco después advirtió la presencia de la potranca y la hiena. ¡Vos! exclamó el joven con un movimiento, expresión más que de otra cosa de alegría, y estrechando entre sus dos manos la de salsero de Malaga.